Your portal to Puerto Rico Genealogy!

 

Mujer Dada por Muerta
Está Vivita y Coleando

 

Por Carmen Enid Acevedo
de El Nuevo Dia

Una mujer a quien una jueza del Tribunal Superior de San Juan le archivó acusaciones en agosto tras presentarse un certificado de defunción que daba fe de que había pasado a mejor vida, comparecerá hoy a la sala 1103 para enfrentar un cargo criminal por hurto de automóvil.

La jueza Crisanta Gonzalez Seda tendrá ante si a Jackeline Aldarondo Cordero, de 36 años, quien según un documento oficial del Estado Libre Asociado y del Registro Demográfico del Departamento de Salud murió el cinco de julio de este año a consecuencia de un infarto del miocardio.

Aldarondo Cordero, con residencia en la urbanización Vista Mar de Carolina, será traída hoy por la Administración de Corrección, luego de que fuera arrestada ayer junto a una amiga.

Su hallazgo se produjo tras una investigación conducida por la técnica socio penal, Myrna Diaz, quien determinó que la mujer estaba viva y residiendo en una urbanización de Carolina.

Fuentes de entero crédito aseguraron ayer que la socio penal encontró a la supuesta muerta, cuando un familiar de ésta trató de cobrar un seguro de $500,000 que tenía la mujer a su nombre.

Cuando el investigador de la aseguradora se personó a la Funeraria Jensen, en Santurce, donde de acuerdo con el certificado de defunción se celebraron las exequias fúnebres, no pudo encontrar evidencia de que allí se había procesado su velatorio.

Las autoridades alegan que tampoco fue enterrada en el Cementerio Municipal de Villa Nevarez, un día después de su presunta muerte.

Ante la evidencia recopilada durante la pesquisa, la jueza Gonzalez Seda no tuvo otra alternativa que emitir una orden de arresto contra Aldarondo Cordero, quien fue detenida en Carolina.

La jueza Gonzalez Seda le había archivado los casos a Aldarondo Cordero, acusada de delitos relacionados con el hurto de vehículos, luego de que su abogada sometiera un certificado de defunción que le remitió la tía de su clienta y una amiga suya. Esta última también había sido acusada de cargos criminales en julio pasado.

El certificado de defunción, del que este diario obtuvo copia, al ser parte del expediente público en el Tribunal, está firmado por un médico con número de licencia 9103.

El documento tiene además las firmas, con sellos, de la secretaria de Salud, Carmen Feliciano, y del director del Registro Demográfico.

El certificado tiene impreso el número A028200. Un número de registro a maquinilla que lee 0272, y otro, como número de certificado, 2229.

Aldarondo Cordero fue detenida en unión a una mujer y co acusada en el caso de vehículos hurtados, identificada como Mayra Perez Llanos.

 

Source: El Nuevo Dia Newspaper, 7 Oct 1997

.

Back to: Reading Room

Last Update January 5, 2005
Copyright © 1999-2014 Searching For Our Roots
All rights reserved.